Qué se siente cuando alguien te quiere

Educar las emociones jugando.

Educación Responsable es un programa de la Fundación Botín -en el que participan multitud de centros escolares de toda España conectados en red- que favorece el crecimiento físico, emocional, intelectual y social de las personas, promueve la comunicación y mejora la convivencia en los centros escolares a partir del trabajo con docentes, alumnado y familias.

Hace unos días recibimos el regalo de poder compartir nuestra experiencia de Emolab en el boletín de Noviembre de Educación Responsable, que podéis leer en el siguiente enlace: Educar las emociones: un juego para todos

Agilidad emocional

Susan David, en contraposición a la rigidez emocional, nos descubre el concepto de Agilidad Emocional, la capacidad de tratar tus emociones con curiosidad, compasión, y, especialmente, con el coraje de tomar medidas alineadas con tus valores.

Pero mejor se lo escucháis a ella misma en esta maravillosa charla:

Susan David
Agilidad emocional_Susan David

Edutopia news

Edutopia

El boletín de Edutopia, la fundación de George Lucas para promover el desarrollo de la infancia a través de la educación, difunde estrategias y buenas prácticas educativas que nos pueden servir de inspiración en nuestro trabajo diario, siendo uno de sus pilares el aprendizaje socioemocional, que cada vez interesa a más docentes, quienes sin embargo demandan una mejor formación para poder implementarlo con sus alumnos.

El trébol de la buena suerte

Regalo de la naturaleza o de los dioses, las emociones son un trébol de cuatro hojas: portador de la buena suerte si sabemos gestionarlas libremente, o jaula que nos atrapa y nos condena si desconocemos cómo manejarlas adecuadamente.

Las emociones (e-mociones) nos mueven a actuar. Nos tocan y nos conmueven, son las que nos permiten estar en contacto con el mundo y conectar con los otros. Y son extremadamente contagiosas, es a través de ellas como podemos influir sobre los demás y como somos influidos por los otros, ya sea de modo beneficioso o perjudicial.

Las sensaciones de base son además insoslayables, no nos podemos sustraer a ellas, constituyen nuestra condena y nuestra bendición, nuestras cadenas y las alas que nos hacen volar.

Podemos naufragar en el océano de las pasiones, ya sea que nos abandonemos -siendo arrastrados por ellas- o que intentemos sojuzgarlas -en un intento de control que nos hará perder el control. O podemos educar nuestra mente y nuestra sensibilidad para gestionarlas mejor y ser más libres.

Educar las emociones: un juego de niños. Manual para educadores y familias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.