Conócenos


¿Cómo surgió Emolab?

Emolab es la respuesta a una pregunta que en su momento no supe contestar: El día en que me preguntó Natalia: “Profe, ¿qué se siente cuando alguien te quiere?”, no supe bien qué decirle, y sí que la mejor explicación no valdría.

De ahí surgió el impulso de crear Emolab.

Después de dos años de concebir la idea inicial, de madurar, planificar, poner a prueba, dudar, corregir, completar, volver a probar, compartir con otros, escuchar, corregir de nuevo, probar otra vez…

Después de lanzar una apasionante campaña de micromecenazgo que me permitió recabar el apoyo de un puñado de gente maravillosa para poder financiar el proyecto…

Emolab es hoy una realidad.

Una herramienta sencilla y polivalente para desarrollar la inteligencia emocional. Un juego para grandes y pequeños, para jugar en familia, en la escuela o el trabajo, con el que aprender jugando y sacar todo el partido posible a nuestras emociones.

Síguenos
A %d blogueros les gusta esto: